BellezaFarándulaModaMujerSexologíaSaludTecnología

NosotrosServiciosContactos

  

Isla Clipperton

 

 

 

 

N

A

C

I

O

N

E

S

  Antigua y Barbuda

  Canadá

  El Salvador

  Jamaica

  San Cristóbal y Nieves

  Argentina

  Chile

  Estados Unidos

  México

  San Vicente y las Granadinas

  Bahamas

  Colombia

  Granada

  Nicaragua

  Santa Lucía

  Barbados

  Costa Rica

  Guatemala

  Panamá

  Surinam

  Belice

  Cuba

  Guyana

  Paraguay

  Trinidad y Tobago

  Bolivia

  Dominica

  Haití

  Perú

  Uruguay

  Brasil

  Ecuador

  Honduras

  República Dominicana

  Venezuela

 

 

D

E

P

E

N

D

E

N

    Anguila

  Curazao

  Islas Georgias y Sandwich del Sur

  Martinica

  San Bartolomé (Francia)

  Aruba

  Groenlandia

  Islas Malvinas

  Montserrat

  San Martín (Francia)

  Bermudas

  Guadalupe

  Islas Turcas y Caicos

  Isla de Navaza

  San Pedro y Miquelón

  Bonaire

  Guayana Francesa

  Islas Vírgenes Británicas

  Puerto Rico

  San Eustaquio

  Isla Clipperton

  Islas Caimán

  Islas Vírgenes de los EE.UU

  Isla de Saba

  Sint Maarten

 

 

 
 

 

 

 

África

América

Asia

Europa

Oceanía

 

Isla Clipperton


 

 

La Isla Clipperton o Isla de la Pasión (Île de la Passion) es un atolón coralino deshabitado de 6 km² y 8 km de circunferencia, localizado en el océano Pacífico norte, 1100 km al sudoeste de Punta Tejupan, en Michoacán (México), que es el punto más cercano a tierra firme. Es una posesión francesa administrada desde la Polinesia Francesa por un alto comisionado de Francia. A pesar de que se han identificado 115 especies comerciales en las aguas territoriales de la isla, el atún ha sido la única explotada. Fuera de la pesca en la isla no se ha descubierto ningún otro recurso natural explotable.

 

Debido a la forma anular de la isla, su laguna interior se encuentra cerrada desde hace aproximadamente un siglo. El agua de la laguna es ácida y se encuentra estancada. Un pequeño promontorio de 29 metros en el sudeste se conoce con el nombre Roca Clipperton.2 El atolón ha sido ocupado varias veces por mineros del guano, aspirantes a colonos o personal militar, generalmente de México, que la reclamaban hasta que el arbitraje internacional se la otorgó a Francia en 1931. Sin embargo, Clipperton no ha tenido habitantes permanentes desde 1945. En ocasiones recibe la visita de pescadores, patrullas de la marina francesa, investigadores científicos, equipos de filmación y sobrevivientes de naufragios. Es un lugar popular para operadores de radio aficionados.

 

Clima

Entre mayo y octubre, Clipperton recibe el baño de un sol ardiente que poco mengua el resto del año. Constantemente la azotan ciclones y tormentas tropicales, en especial durante la temporada de lluvias, que inicia aproximadamente en junio y termina en noviembre. Su precipitación pluvial anual es del orden de 5000 mm, cantidad que no se alcanza ni en las selvas húmedas del sudeste mexicano.

 

Vegetación

La isla se encontraba cubierta por maleza, con algunas palmeras. Se cree que la maleza de la isla desapareció entre 1858 y 1917. Hipotéticamente, la vegetación de la isla fue diezmada por una tormenta tropical y no fue capaz de regenerarse debido al gran número de cangrejos de tierra. Existe un artículo de 1909 en la Crónica de San Francisco, en el cual se especulaba con la posibilidad de que la vegetación de la isla hubiese sido arrasada por un tsunami, ocasionado por un terremoto.

 

Después de la introducción de cerdos por parte de los recolectores de guano, la flora de la isla se regeneró debido al gusto que éstos desarrollaron por los cangrejos de tierra. Durante el periodo de asentamiento, la vegetación de la isla se multiplicó con la introducción de especies foráneas, como la palmera cocotera, que se introdujo en el último decenio del siglo XIX. La única vegetación de gran porte que existe en su superficie son las trece palmeras plantadas por el alemán Gustavo Schultz.

 

Leer más...

 

 

Toponimia

La isla lleva el nombre del pirata inglés John Clipperton, quien en febrero de 1705 la visitó, y fue el primero en hacerlo. Clipperton era tripulante del navío Saint George que, a cargo del capitán William Dampier, atacaba y saqueaba los galeones españoles en las rutas del Pacífico. Después de capturar un pequeño barco en los mares de Costa Rica, al que bautizaron con el nombre de Dragón, Clipperton tomó su mando. La leyenda dice que el pirata usaba la isla como refugio (base temporal de operaciones) y que en ella escondió un tesoro.

 

 

 

En sus tiempos de esplendor, esta porción de tierra, que es como un lunar en el Océano Pacífico, fue disputada por los Estados Unidos, México, Francia e incluso Inglaterra. A principios del siglo 20, se creía que en sus entrañas se encontraba un yacimiento de guano que valdría unos 50 millones de dólares. Poco tiempo después, sin embargo, se descubrió con tristeza que el excremento de las aves, y que se esperaba se convirtiera en un espléndido abono, era más bien de muy baja calidad. Con esta decepción a cuestas, comenzó el abandono de la isla… e inició también la tragedia.

 

Su historia comenzó durante los tiempos de la conquista, en el siglo 16. Sin embargo, aunque los españoles sabían de su existencia, no le prestaron demasiada atención. El descubrimiento oficial, y cuando comenzó a ser notoria su presencia en alta mar, sucedió hasta 1711, cuando dos capitanes franceses se toparon con ella y la nombraron Île de la Passion (Isla de la Pasión). Además, claro está, la reclamaron para su país. Catorce años después, un científico francés fue su primer huésped, pues vivió en ella durante algunos meses para fines de estudio.

 

No obstante, tiempo antes, un célebre personaje la había visitado de manera más o menos frecuente: el pirata inglés John Clipperton, de quien adoptó el nombre.

 

El bucanero había acumulado una importante trayectoria atacando y robando barcos españoles. Su historial inició bajo el mando del capitán William Dampier, quien lo nombró capitán de una de las embarcaciones que habían capturado. La codicia de Clipperton, empero, fue la causante de que cometiera traición. Se amotinó contra Dampier y se apropió de toda la riqueza a bordo.

 

Sus ínfulas de poder no duraron demasiado. Fue capturado por los españoles. Sin embargo, para su buena fortuna, el encargado de enjuiciarlo, el marqués de Villa Roche, lo trató con indiferencia, por lo que solamente estuvo preso cuatro años. Durante el viaje de regreso a Inglaterra, habría alcanzado a divisar la solitaria isla, misma que – cuando se reintegró a sus actividades ilícitas – volvió para buscar y decidió montar allí su base de operaciones. Según se aseguraba, Clipperton había escondido en algún lugar de aquella ínsula un considerable y maravilloso tesoro.

 

Lo cierto es que, por su cercanía, la Nueva España consideró que la isla le pertenecía y no tuvo necesidad de dar mayores explicaciones. Incluso, tras la independencia de México, esta porción de tierra se convirtió en territorio nacional de manera automática. Esta pertenencia se estableció específicamente en las constituciones de 1824, 1857 y 1917, donde la llamaron al modo francés: De la pasión. sdpnoticias.com

 

 

 

 

 

 

Comparte en:

 

 


N

A

C

I

O

N

E

S

  Antigua y Barbuda

  Canadá

  El Salvador

  Jamaica

  San Cristóbal y Nieves

  Argentina

  Chile

  Estados Unidos

  México

  San Vicente y las Granadinas

  Bahamas

  Colombia

  Granada

  Nicaragua

  Santa Lucía

  Barbados

  Costa Rica

  Guatemala

  Panamá

  Surinam

  Belice

  Cuba

  Guyana

  Paraguay

  Trinidad y Tobago

  Bolivia

  Dominica

  Haití

  Perú

  Uruguay

  Brasil

  Ecuador

  Honduras

  República Dominicana

  Venezuela

 

 

D

E

P

E

N

D

E

N

    Anguila

  Curazao

  Islas Georgias y Sandwich del Sur

  Martinica

  San Bartolomé (Francia)

  Aruba

  Groenlandia

  Islas Malvinas

  Montserrat

  San Martín (Francia)

  Bermudas

  Guadalupe

  Islas Turcas y Caicos

  Isla de Navaza

  San Pedro y Miquelón

  Bonaire

  Guayana Francesa

  Islas Vírgenes Británicas

  Puerto Rico

  San Eustaquio

  Isla Clipperton

  Islas Caimán

  Islas Vírgenes de los EE.UU

  Isla de Saba

  Sint Maarten

 

 

 

 

 

 

 

General

 

Nosotros

Servicios

Contactos

Directorios

 

África

 América

Asia

Europa

Oceanía

Secciones

 

Belleza

Farándula

Moda

Mujer

Sexología

Salud

Tecnología

 

Empresa: Pejas Production's, C.A.

Residencia Comercial: Venezuela

 

Web Master: Pedro Alexander Rojas Carvajal

e-mail: p.rojas@guiaempresarial.org

 

Twitter: @pejasproduction

Solicitud de Servicios: Info@guiaempresarial.org

 

Reservados todos los Derechos ® - Guiaempresarial.org

Copyright © desde 2008