BellezaFarándulaModaMujerSexologíaSaludTecnología

NosotrosServiciosContactos

  

Ciudad del Vaticano

 

 

 

 

N

A

C

I

O

N

E

S

  Albania   Chipre   Georgia   Luxemburgo   Reino Unido
  Alemania   Cd. vaticano   Grecia   Macedonia   República Checa
  Andorra   Croacia   Hungría   Malta   Rumanía
  Armenia   Dinamarca   Irlanda   Moldavia   Rusia
  Austria   Eslovaquia   Islandia   Mónaco   San Marino
  Azerbaiyán   Eslovenia   Italia   Montenegro   Serbia
  Bélgica   España   kazajistán   Noruega   Suecia
  Bielorrusia   Estonia   Letonia   Países Bajos   Suiza
  Bosnia Herzagovina   Finlandia   Liechtenstein   Polonia   Turquía
  Bulgaria   Francia   Lituania   Portugal   Ucrania
 

 

 
 

 

 

 

África

América

Asia

Europa

Oceanía

 

Directorio de Ciudad del Vaticano

 

 

 

 

 

 

 

El Vaticano, oficialmente Estado de la Ciudad del Vaticano (en latín: Status Civitatis Vaticanæ, pronunciado [ˈsta(ː)tus tʃivi'ta(:)tis vatiˈka(ː)ne] —en latín eclesiástico— o [ˈsta(ː)tus kiwiˈta(:)tis watiˈka(ː)nae] —en latín clásico—; en italiano: Stato della Città del Vaticano, pronunciado [ˈsta(ː)to delːa tʃiˈtːa del vatiˈka(ː)no]), es una ciudad-estado cuyo territorio consta de un enclave dentro de la ciudad de Roma, en la península Itálica. Es uno de los seis microestados europeos. La Ciudad del Vaticano propiamente dicha tiene una extensión de 0,439 km² (44 hectáreas) y una población de aproximadamente 900 habitantes, por lo que resulta un híbrido de ciudad elevada al rango de Estado independiente, siendo además el país más pequeño del mundo, y el único que tiene por lengua oficial el latín. Es tan pequeño que sólo la basílica de San Pedro es un 7% de su superficie; la basílica y la plaza de San Pedro ocupan un 20% del territorio, lo que lo convierte en el territorio independiente más urbanizado del mundo. La Ciudad del Vaticano comenzó su existencia en 1929 tras la firma de los Pactos de Letrán celebrados entre la Santa Sede y el entonces Reino de Italia, que en 1870 había conquistado los Estados Pontificios. La Ciudad del Vaticano alberga la Santa Sede, máxima institución de la Iglesia católica. Aunque los dos nombres, «Ciudad del Vaticano» y «Santa Sede», se utilizan a menudo como si fueran equivalentes, el primero se refiere a la ciudad y a su territorio, mientras que el segundo se refiere a la institución que dirige la Iglesia y que tiene personalidad jurídica propia (como sujeto de derecho internacional). En rigor, es la Santa Sede, y no el Estado del Vaticano, la que mantiene relaciones diplomáticas con los demás países del mundo. Por otro lado, el Vaticano es quien da el soporte temporal y soberano (sustrato territorial) para la actividad de la Santa Sede. La máxima autoridad del Vaticano y jefe de Estado del mismo es el sumo pontífice, por lo que puede considerarse la única teocracia de Europa. El papa delega las funciones de gobierno en el secretario de Estado. Además de ser el sumo pontífice de la Iglesia católica, y el jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano, es también (para los que profesan la religión católica romana), el "vicario de Cristo sobre la tierra" y el "sucesor de Pedro". El conjunto arquitectónico e histórico-artístico que conforma la Ciudad del Vaticano fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984.

 

 

Vista de la Plaza de San Pedro, desde la Basílica

 

La esencia del Estado de la Ciudad del Vaticano se fundamenta en su unión con la Santa Sede, de manera que el Papa es a la vez Cabeza Suprema de la organización católica romana y Jefe de Estado del Estado de la Ciudad del Vaticano. En consonancia con esta doctrina, el Vaticano es el único territorio europeo que explícitamente defiende su carácter de teocracia. Formalmente el Vaticano se autodefine como una monarquía absoluta cuyo monarca, el Sumo Pontífice, tiene plenos poderes legislativo, ejecutivo y judicial.6 Es también una teocracia electiva, en la que la elección del Papa corresponde al Sacro Colegio Cardenalicio (cuyos miembros son designados por los anteriores pontífices), reunido en Cónclave, según las actuales disposiciones de la Constitución Apostólica Universi Dominici gregis, promulgada por Juan Pablo II el 22 de febrero de 1996 y modificada por Benedicto XVI en junio de 2007. Sólo el colegio cardenalicio tiene derecho a voto, quedando por tanto excluidos de la elección del jefe de Estado el resto de los ciudadanos vaticanos. El elegido se convierte en papa en cuanto manifiesta su aceptación, siempre que fuera ya obispo; de lo contrario, debe ser ordenado inmediatamente. En cualquiera de ambos casos, el papa recién elegido adquiere, desde el mismo momento de su aceptación (y ordenación en su caso), la plena y suprema potestad en la Iglesia Católica, así como la jefatura del Estado de la Ciudad del Vaticano. Los órganos de gobierno de la Ciudad del Vaticano no forman parte de la Curia Romana (Cfr. Art.1 de la Constitución Apostólica Pastor Bonus), sino que tiene un ordenamiento jurídico específico. El segundo al mando del gobierno del Vaticano, después del Papa, es el Secretario de Estado aunque no corresponden a la formación real de Estado, labor que actualmente cumple el arzobispo Pietro Parolin luego de la renuncia de Tarcisio Bertone.

 

 

Sede del Gobierno del Vaticano

 

La Ley Fundamental de la Ciudad del Vaticano constituye la norma constitucional más importante. Según ésta, el Papa "tiene la plenitud de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial". Únicamente se prevé la distinción de funciones, pues el papa no las ejerce de forma directa en la mayoría de los casos (de hecho, la potestad judicial nunca la ejerce personalmente), sino que se constituyen diversos órganos vicarios que administran los distintos departamentos de la administración vaticana. No existe sistema judicial alguno que rija, dejando a Italia las diferentes tareas de enjuiciamiento criminal. El Papa administra el Estado mediante la Pontificia Comisión para el Estado de la Ciudad del Vaticano, salvo en los casos que entienda reservarse a sí mismo o a otras instancias. Equivale al poder legislativo y está compuesta por cardenales nombrados por el Papa para un quinquenio. El Papa delega el poder ejecutivo en el Presidente de la Comisión, coadyuvado por el Secretario General y el Vice-Secretario General. El Presidente de la Comisión tiene también facultad legislativa: puede emitir ordenanzas, y en casos de urgente necesidad puede adoptar disposiciones con carácter de ley, siempre que la Comisión las confirme en los 3 meses siguientes. Asume también la representación diplomática del Estado excepto ante los Estados extranjeros, función que es reservada al Papa. Actualmente el Presidente de la Pontificia Comisión para el Estado de la Ciudad del Vaticano y de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano es el Arzobispo Giovanni Lajolo.

 

 

La Basílica de San Pedro

 

El cargo de Gobernador de la Ciudad del Vaticano (Governatore dello Stato della Città del Vaticano en italiano) fue, en una época, unipersonal y ejercido por el marqués y conocido numismático Camillo Serafini, desde 1929, año de la fundación del Estado, hasta la muerte de éste en 1952. Ulteriormente, no fue designado sucesor de Serafini, y el cargo propiamente tal tampoco fue mencionado en la Ley Fundamental del Estado, emitida por el Papa Juan Pablo II el 26 de noviembre de 2000, y que entró en vigor el 22 de febrero de 2001. El Presidente de la Comisión Pontificia para el Estado de la Ciudad del Vaticano ha ejercido desde 1952 las funciones que antes eran atribuidas al Gobernador, y desde 2001 también recibe el título de Presidente de la Gobernación del Estado de la Ciudad del Vaticano. El idioma oficial es el latín, aunque el idioma más hablado es el italiano. La moneda, según un acuerdo suscrito con la Unión Europea (UE), es el euro. En enero de 2014 eran 180 Estados los que mantenían relaciones diplomáticas con la Santa Sede, reconociendo la existencia del microestado. Entre los países que no tienen relaciones diplomáticas con la Santa Sede se encuentran China, Corea del Norte, Vietnam y Arabia Saudita. El Estado de la Ciudad del Vaticano consta de la ciudad vaticana propiamente dicha, cuya extensión aproximada es de unas 44 hectáreas y sobre la que ejerce total soberanía, y de otros edificios y lugares, tanto en la ciudad de Roma como en el resto de Italia, que gozan del derecho de extraterritorialidad. Entre ellos, cabe destacar la residencia estival de los papas, el palacio de Castel Gandolfo con sus jardines, cuya extensión ronda las 55 ha, y que dista unos 34 km de la Urbe; las basílicas patriarcales de San Juan de Letrán, Santa María la Mayor y San Pablo Extramuros, varios edificios más en la ciudad de Roma: la Cancillería Apostólica, el palacio de San Calixto en el Trastévere, la Curia General de los Jesuitas, el Vicariato y el palacio de Propaganda Fide, entre otros, así como el Centro Televisivo de Santa María de Galeria.

 

 

Museos Vaticanos

 

En el siglo XV, debido a que la basílica paleocristiana se encontraba bastante deteriorada y amenazaba con derrumbarse, el Papa Nicolás V encargó su reconstrucción a Bernardo Rosellino en 1452, pero los trabajos se interrumpieron tan solo tres años después a la muerte del Papa y los muros tan solo alcanzaban a levantarse un metro del suelo. Es con Julio II en 1506 cuando se reinician las obras acogiendo el diseño propuesto por Bramante, y se terminan con Pablo V en 1626, gracias a las ventas de indulgencias. El nombre de este Papa aparece en la fachada de la basílica. Hubo dos proyectos iniciales, realizados por Bramante y Rafael, respectivamente. El primero es un proyecto de cruz griega y el segundo de cruz latina. Posteriormente, Miguel Ángel retoma el proyecto de cruz griega de Bramante, diseñando también la cúpula de la basílica. El último arquitecto que intervino en la construcción fue Gian Lorenzo Bernini. En la cúpula, con letras de dos metros de alto está escrito "Tu est Petrus, et super hanc petram aedificabo eclessia meam", es decir: "Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi iglesia". En ese mismo lugar se construyó unos mil años antes otra basílica de tres naves longitudinales, paleocristiana. Ésta, en el siglo XV, amenazaba con derrumbarse y fue sustituida. En la actualidad está permitida su visita, incluida la cúpula, siempre teniendo en cuenta que hay que vestir con recato. Está prohibida la entrada con tirantes y pantalones cortos tanto a hombres como a mujeres. Desde 1277, está conectada con el Castillo Sant'Angelo por un corredor fortificado, llamado Passetto, de unos 800 metros de longitud.

 

 

Pinacoteca Vaticana

 

La nacionalidad vaticana no se obtiene por nacimiento, sino por concesión. Son ciudadanos de nacionalidad vaticana todos los diplomáticos empleados en las nunciaturas (embajadas vaticanas) de todo el mundo y aquellas personas que ejercen funciones para el Estado de la Ciudad. La nacionalidad vaticana se añade a la nacionalidad de origen y se pierde cuando las personas dejan de ejercer estas funciones. Son unas 300 personas aproximadamente. En el Vaticano residen el papa Francisco como jefe de Estado, 73 cardenales -que viven dentro de los muros o en Roma-, el papa emérito Benedicto XVI, 306 miembros del cuerpo diplomático, 49 sacerdotes y hermanos religiosos, una religiosa, 86 guardias suizos y 25 hombres seglares, más 31 mujeres seglares, en su mayoría empleadas en el Estado, junto con sus respectivos cónyuges e hijos. El Vaticano no puede mantenerse a merced de la actividad productiva de su propio territorio, limitada a la venta de recuerdos turísticos, libros, sellos y entradas a museos. Pero cuenta con los ingresos de la organización católica en todo el mundo, provenientes de: las aportaciones económicas de los Estados donde cuenta con acuerdos (llamados Concordatos) de financiación (por su tradición católica); las donaciones de los católicos (a nivel personal o empresarial); y los beneficios de las empresas, escuelas, universidades y bancos propiedad de la Iglesia. La economía estaba seriamente dañada en 1979, y tres años más tarde se produjo la quiebra de uno de los bancos más ilustres de Italia, el Banco Ambrosiano, que llevaba las finanzas internacionales del Vaticano, y el asesinato de su director Roberto Calvi: las investigaciones consiguientes revelarían que el banco se dedicaba al blanqueo del dinero de la mafia. Más tarde, el Papa Juan Pablo II trasladó la responsabilidad de la economía vaticana, el cual, a partir de 1984, se encargaría de las finanzas. Cinco años más tarde, el Papa lleva a cabo una reestructuración de la organización económica y la dirección económica fue encargada a cinco financieros reconocidos internacionalmente (bajo la supervisión de una comisión de cinco cardenales). La dependencia del Vaticano encargada de estos controles es la "Administración del Patrimonio de la Santa Sede".

 

 

 

 

 

Comparte en:

 

 


N

A

C

I

O

N

E

S

  Albania   Chipre   Georgia   Luxemburgo   Reino Unido
  Alemania   Cd. vaticano   Grecia   Macedonia   República Checa
  Andorra   Croacia   Hungría   Malta   Rumanía
  Armenia   Dinamarca   Irlanda   Moldavia   Rusia
  Austria   Eslovaquia   Islandia   Mónaco   San Marino
  Azerbaiyán   Eslovenia   Italia   Montenegro   Serbia
  Bélgica   España   kazajistán   Noruega   Suecia
  Bielorrusia   Estonia   Letonia   Países Bajos   Suiza
  Bosnia Herzagovina   Finlandia   Liechtenstein   Polonia   Turquía
  Bulgaria   Francia   Lituania   Portugal   Ucrania
 

 

 

 

 

 

 

General

 

Nosotros

Servicios

Contactos

Directorios

 

África

 América

Asia

Europa

Oceanía

Secciones

 

Belleza

Farándula

Moda

Mujer

Sexología

Salud

Tecnología

 

Empresa: Pejas Production's, C.A.

Residencia Comercial: Venezuela

 

Web Master: Pedro Alexander Rojas Carvajal

e-mail: p.rojas@guiaempresarial.org

 

Twitter: @pejasproduction

Solicitud de Servicios: Info@guiaempresarial.org

 

Reservados todos los Derechos ® - Guiaempresarial.org

Copyright © desde 2008