BellezaFarándulaModaMujerSexologíaSaludTecnología

NosotrosServiciosContactos

  

Directorio de Noruega

 

 

 

 

N

A

C

I

O

N

E

S

  Albania   Chipre   Georgia   Luxemburgo   Reino Unido
  Alemania   Cd. vaticano   Grecia   Macedonia   República Checa
  Andorra   Croacia   Hungría   Malta   Rumanía
  Armenia   Dinamarca   Irlanda   Moldavia   Rusia
  Austria   Eslovaquia   Islandia   Mónaco   San Marino
  Azerbaiyán   Eslovenia   Italia   Montenegro   Serbia
  Bélgica   España   kazajistán   Noruega   Suecia
  Bielorrusia   Estonia   Letonia   Países Bajos   Suiza
  Bosnia Herzagovina   Finlandia   Liechtenstein   Polonia   Turquía
  Bulgaria   Francia   Lituania   Portugal   Ucrania
 

 

 
 

 

 

 

África

América

Asia

Europa

Oceanía

 

 

 

 

 

 

Noruega, oficialmente Reino de Noruega, es un Estado soberano de Europa septentrional, cuya forma de gobierno es la monarquía democrática parlamentaria. Su territorio está organizado en dieciocho provincias o fylker y su capital es Oslo. Junto con Suecia, Finlandia y una parte de Rusia, forma la península escandinava. Por otro lado, Noruega, Suecia y Dinamarca, conforman Escandinavia. Las islas de Svalbard y Jan Mayen son también parte del territorio nacional noruego. La soberanía sobre Svalbard fue establecida por el tratado de Svalbard, firmado en 1920, y tiene su capital en Longyearbyen. La isla de Bouvet, en el Atlántico sur, y la isla de Pedro I, en el sur del océano Pacífico, se consideran dependencias y por lo tanto no conforman parte del Reino como tal. Noruega es uno de los países que reclama territorio antártico: la Tierra de la Reina Maud. Su territorio, situado entre los paralelos 57° y 71° latitud norte y entre los meridianos 4° y 31º longitud este, tiene fronteras al norte con el mar de Barents, al nordeste con Rusia y Finlandia, al este con Suecia, al sur con el estrecho de Skagerrak y al oeste con el océano Atlántico. A lo largo de su extensa costa atlántica, Noruega tiene numerosos fiordos, valles de origen glaciar que son un icono del país.

 

 

Palacio Real de Oslo.

 

Desde la Segunda Guerra Mundial, el país ha experimentado un rápido crecimiento económico y es en la actualidad uno de los países más ricos del mundo, situado en tercer lugar según su PIB per cápita. Debido al modelo escandinavo del bienestar, su sistema ha sido calificado como estado socialista, ya que a pesar de su nivel de libertad económica el estado es propietario de los sectores industriales clave como el del petróleo (Statoil) o la energía hidroeléctrica (Statkraft) y está envuelto en la organización y financiamiento del bienestar social disponible para los ciudadanos en mayor medida que otros países europeos, acompañado por un sistema de impuestos progresivo de amplia base dirigido a la redistribución de ingresos desde los sectores más ricos de la sociedad a los más pobres. Los valores de equidad social de la sociedad noruega han mantenido la diferencia salarial entre el trabajador peor pagado y los CEO de la mayoría de las empresas mucho menor en comparación con las economías occidentales poseyendo uno de los índices de criminalidad más bajos del mundo.

 

 

El Palacio del Storting, sede del parlamento de Noruega.

 

Noruega es el tercer exportador de petróleo del mundo después de Rusia y Arabia Saudita y su industria del crudo supone una cuarta parte de su PIB. El país también posee abundantes recursos naturales como energía hidroeléctrica, gas natural, minerales, pesca y silvicultura. En 2006 era el segundo exportador mundial de pesca marítima después de China. Otros sectores de su economía incluyen la industria alimentaria, la construcción naval, la metalurgia y la minería, la producción de papel y de productos químicos. En 2009 fue clasificado como el país con el más alto índice de desarrollo humano (IDH), lugar que ha ocupado desde entonces y actualmente posee un índice de 0,953. De 2001 a 2006 ocupó la primera posición en el IDH, pero fue superado por Islandia en 2006; sin embargo, recuperó su posición en 2009. En 2007 fue clasificado como el país más pacífico del mundo según el índice Global Peace, aunque desde entonces ha perdido posiciones y en 2015 se encontraba en el decimoséptimo lugar. También es conocido por ser uno de los países más seguros, así como el más democrático según un informe de 2014 de The Economist. El idioma oficial es el noruego —en sus dos modalidades escritas: bokmål y nynorsk—, una lengua norgermánica relacionada directamente con el danés y el sueco. En su mayor parte, los hablantes de noruego, danés y sueco pueden entenderse entre sí.

 

 

Iglesia de madera de Heddal en Notodden, la mayor Stavkirke de Noruega.

 

Tomando en cuenta que la tercera parte de Noruega se encuentra en zonas glaciales y que la mayor parte está a más de 300 msnm, se comprende que el clima noruego sea muy frío. Pero al mismo tiempo, Noruega se ve favorecida climatológicamente, ya que en la región occidental está influida por la corriente del Golfo y por los vientos que fluyen del sur y suroeste, que protegen de la influencia glacial del océano Ártico y generan un clima oceánico. Las partes sur y oeste del país están totalmente expuestas a los frentes de tormenta del Atlántico Norte y experimentan mayores precipitaciones que el resto del territorio. En general, el sur goza de inviernos más suaves que otras regiones del norte, el este o las montañosas más alejadas del océano. Las áreas al este de las montañas costeras se encuentran a la sombra de la lluvia, por lo que reciben menos precipitaciones que el oeste. Las tierras bajas alrededor de Oslo tienen veranos más cálidos y soleados, así como también el frío y la nieve en invierno son algo menores. Debido a la alta latitud de Noruega, hay grandes variaciones estacionales de la luz del día. Desde finales de mayo hasta finales de julio, el sol nunca desciende del todo debajo del horizonte en las áreas al norte del círculo polar ártico —de ahí la descripción de Noruega como la «Tierra del Sol de medianoche»—, y el resto del país experimenta un máximo de 20 horas de luz al día. Por el contrario, desde finales de noviembre hasta finales de enero, el sol nunca se eleva por encima del horizonte en el norte, y las horas de luz son muy cortas en el resto del país.

 

 

La ciudad de Røros, del siglo XVII, tiene calles estrechas y edificios de madera de ese periodo.

 

Noruega cuenta con una economía próspera y rica, regulada la actividad de libre mercado con una fuerte intervención estatal, dando lugar a muy bajos niveles de desempleo, desigualdad y corrupción. El gobierno controla áreas claves, tales como el vital sector del petróleo y la energía hidroeléctrica, a través de empresas estatales de gran escala. El país se encuentra ampliamente provisto de recursos naturales —petróleo, energía hidráulica, pescado, bosques y minerales— y es altamente dependiente de su producción de petróleo y de los precios internacionales del mismo; en 1999, el petróleo y gasolina constituían el 35% de las exportaciones. Solo Arabia Saudita y Rusia exportan más petróleo que Noruega, que se encuentra fuera de la OPEP. Por otra parte, Noruega cuenta con una lista de empresas a las que considera explotadoras de trabajo y trasgresoras de la ética laboral. En Noruega la televisión abierta es totalmente pública y del Estado —no está permitida la televisión privada en canales abiertos— así como también las comunicaciones como Internet, la radio o los trenes, que pertenecen al Estado. Asimismo, la educación también es controlada por el Estado y totalmente gratuita en todos los niveles, con solo unas pocas escuelas privadas. En total, el gobierno controla el 31,6% de las empresas que cotizan en bolsa y es habitual que tenga alguna participación en el resto.

 

 

Panorámica de Bergen, vista desde el Monte Floyen

 

Noruega optó por permanecer fuera de la Unión Europea en un referéndum celebrado en 1972 y nuevamente en 1994. Sin embargo, junto con Islandia y Liechtenstein, forma parte del Espacio Económico Europeo a través de la Asociación Europea de Libre Comercio —que incluye a los Estados que no pertenecen a la UE—. Las principales razones por las que la población noruega rechaza entrar en la UE son el gran nivel de vida del que gozan. Debido a los grandes ingresos por la producción del petróleo, el país tendría un papel dentro de la UE de donación de recursos económicos a los países más débiles. Por otra parte, la caza masiva de ballenas que se lleva a cabo en Noruega es algo que no está bien visto por la Unión Europea. Aunque posiblemente con la calidad de vida más alta del mundo, los noruegos comienzan a preocuparse, ya que se estima que dentro de las dos próximas décadas el petróleo comience a escasear. En consecuencia, Noruega ha estado guardando su superávit presupuestario impulsado por el petróleo en un fondo estatal del petróleo (fondo soberano), con unos activos estimados —en el primer trimestre de 2014— en unos 830.000 millones de dólares estadounidenses. Este fondo se invierte en deuda soberana de otros países y en empresas de todo el mundo, salvo en aquellas dedicadas a la producción de material bélico.

 

 

Plataforma petrolífera en Statfjord. Noruega es el quinto mayor exportador de crudo del mundo y este recurso supone una parte muy importante del PIB del país.

 

Noruega cuenta con una economía próspera y rica, combinando una actividad de libre mercado con una fuerte intervención estatal dando lugar a que su población viva en un amplio estado de bienestar, con muy bajos niveles de desempleo, desigualdad y de corrupción. El gobierno controla áreas claves, tales como el vital sector del petróleo (a través de empresas estatales de gran escala). El país se encuentra ampliamente provisto de recursos naturales - petróleo, energía hidráulica, pescado, bosques y minerales - y es altamente dependiente de su producción de petróleo y los precios internacionales del mismo; en 1999, el petróleo y gasolina constituían el 35% de las exportaciones. Sólo Arabia Saudita y Rusia exportan más petróleo que Noruega, la cual se encuentra fuera de la OPEP. Noruega optó por permanecer fuera de la Unión Europea durante un referéndum en 1972 y nuevamente en 1994. Sin embargo, Noruega, junto con Islandia y Liechtenstein, participan en el mercado único de la UE a través del acuerdo del Área Económica Europea. Las principales razones por las que la población noruega rechaza entrar en la UE son el gran nivel de vida del que gozan, debido a los grandes ingresos por producción del petróleo, el país escandinavo en la UE tendría un papel de donación de recursos económicos a los países más débiles. Por otra parte, su caza masiva de ballenas, es algo que no está bien visto por la Unión Europea. El crecimiento económico mejoró en 2000 hasta el 2,7%, comparado con el mucho más pobre 0,8% de 1999, pero volvió a caer a 1,3% en 2001. El gobierno avanzó hacia la privatización en 2000, vendiendo un tercio de la empresa de petróleo Statoil, hasta ese entonces 100% estatal. Aunque posiblemente con la calidad de vida más alta del mundo, los noruegos comienzan a preocuparse, ya que se estima que dentro de las dos próximas décadas el petróleo comience a escasear. En consecuencia Noruega ha estado guardando su superávit presupuestario impulsado por el petróleo en un fondo estatal del petróleo (fondo soberano), el cual es invertido en el exterior y es evaluado (en el primer trimestre de 2014) en unos 830.000 millones de dólares estadounidenses, este fondo se invierte en deuda soberana de otros países y en empresas de todo el mundo salvo aquellas dedicadas a la producción de material bélico. Noruega fue el primer país que prohibió la tala de árboles (deforestación), a fin de evitar la desaparición de las selvas tropicales. El país declaró su intención en la Cumbre del Clima de la ONU en 2014, junto con Gran Bretaña y Alemania. Los cultivos, que típicamente están vinculados a la destrucción de los bosques son la madera, la soja, el aceite de palma y la carne de res. Ahora Noruega tiene que encontrar una nueva forma de proporcionar estos productos esenciales sin ejercer una influencia negativa en su entorno.

 

 

Bryggen, en Bergen, es Patrimonio de la Humanidad.

 

De Oslo destaca el Palacio Real, el parque de Vigeland, el ayuntamiento, el museo de naves vikingas, los mercados de las zonas del puerto, y como no las sobrecogedoras pinturas de Edvard Munch, y los cercanos trampolines de esquí de Holmenkollen, donde se celebraron los Juegos Olímpicos de Invierno de 1952. El Bryggen, en la ciudad de Bergen es Patrimonio de la Humanidad. Otra ciudad de importancia turística es Trondheim, donde destacan la imponente catedral de Nidaros y las casitas a orillas del río Nidelva. Pero sin duda, si algo del país es famoso en todo el mundo son los fiordos noruegos, impresionantes formaciones naturales esculpidas durante cientos de miles de años por los glaciares en las últimas glaciaciones y que ofrecen al visitante un espectacular paisaje lleno de montañas, glaciares, lagos, ríos, arboledas, cascadas..., que crean uno de los paisajes más sobrecogedores del mundo. Son especialmente conocidos los fiordos de Flam, Alesund, Stavanger, Hellesylt, Geiranger, Vik, Trondheim, Andalsnes y Molde (Romsdalsfjord) y Oslo (Vikenfjord). Se pueden explorar los fiordos noruegos a bordo de alguno de los cruceros que transportan cada año a miles de pasajeros de todo el mundo que vienen hasta Noruega para admirar la belleza de estos monumentos naturales.

 

 

Loen, una pequeña villa en un fiordo en Vestlandet, al oeste del país.

 

Aunque tradicionalmente ha sido una potencia mundial en exportación de crudo, Noruega dispone de una economía modelo basada en la sociedad del bienestar y convenientemente diversificada en distintos ámbitos. Por ello, se aúnan sectores más tradicionales como la construcción naval, la metalurgia o la minería, con otros campos más punteros desde el punto de vista tecnológico, como la química o la informática. No en vano, el PIB de Noruega ha crecido más de un 100% en la última década. Según el Banco Mundial, Noruega es el segundo país del mundo en renta per cápita —solo superado por Luxemburgo—, el segundo país en esperanza de vida para hombres —solo superado por Islandia—, el segundo país con más médicos en activo por habitante de Europa —solo por detrás de Bélgica—, y el cuarto país del mundo con mayor penetración de Internet entre su población. La conjunción de todos los indicadores macroeconómicos, así como su puntuación en el índice de desarrollo humano, convierten probablemente a Noruega en la nación del mundo con las mejores condiciones sociales para vivir (siempre desde un punto de vista global).

 

 

 

 

 

 

Comparte en:

 

 


N

A

C

I

O

N

E

S

  Albania   Chipre   Georgia   Luxemburgo   Reino Unido
  Alemania   Cd. vaticano   Grecia   Macedonia   República Checa
  Andorra   Croacia   Hungría   Malta   Rumanía
  Armenia   Dinamarca   Irlanda   Moldavia   Rusia
  Austria   Eslovaquia   Islandia   Mónaco   San Marino
  Azerbaiyán   Eslovenia   Italia   Montenegro   Serbia
  Bélgica   España   kazajistán   Noruega   Suecia
  Bielorrusia   Estonia   Letonia   Países Bajos   Suiza
  Bosnia Herzagovina   Finlandia   Liechtenstein   Polonia   Turquía
  Bulgaria   Francia   Lituania   Portugal   Ucrania
 

 

 

 

 

 

 

General

 

Nosotros

Servicios

Contactos

Directorios

 

África

 América

Asia

Europa

Oceanía

Secciones

 

Belleza

Farándula

Moda

Mujer

Sexología

Salud

Tecnología

 

Empresa: Pejas Production's, C.A.

Residencia Comercial: Venezuela

 

Web Master: Pedro Alexander Rojas Carvajal

e-mail: p.rojas@guiaempresarial.org

 

Twitter: @pejasproduction

Solicitud de Servicios: Info@guiaempresarial.org

 

Reservados todos los Derechos ® - Guiaempresarial.org

Copyright © desde 2008